Make your own free website on Tripod.com

                            

                                           

Site search Web search

Introd-Venezuela

Regions-Vzla

States-Vzla (24)

Maps-Vzla-(100)

Circuit&EcoTours

Travel-Agcy-Int

Eco-Travel-Agcy

Earthwise-Travels

Accommodations

Road-Maps

Nat-Parks

Nat-Monuments

Protected-Areas

Nature-Calendar

Recreation-Parks

Eco-Routes-Maps

Birdwatching

Extinction

Animals-Vzla

Vzla´s Birds

Conservation Org

Archaelogy

Pobladores

Etnic-Indian Map

History

Geography

Traditions

Folklore

Dances

Fiestas

Music

Artesanias

Popular-Paints

Ceramics

Feeding

Gastronomy

Culture

Zoology

Botany

Climatology

Ecology

Eco-Regions

Hydro-Cuencas

Eco-Library

Assignment

Gallery-Photos

Inside-Vzla

By Roads

State´s Vial-Maps

Order-Territorial

Outdoors-Advent

Expeditions

Travel-Desk

Associates

Nature-Films 

Web-Stores

Shopping-90Stor

e-commerce

Yellow Pags

Free email

Free News

Useful-Links

Intnal-Flights

Tourist-Service

Travel-Links

Tourism-Office-W.

Tourism-Glosary

World-Reservat..

Eco-T-Lat Am

Green-Travels

Heritage

EcoTourism-Intnal

EcoT-World-Dir.

EcoT-Events

Eco-World

Eco-Links

Biodiversity-W

Eco-Founds-W.

Eco-Environ-W

Eco-Travels-W

Sensitive-Areas

Sustainable-W.

Eco-Articles-W..

Webography

Founds Directory

Glossary

Public-Library

Embassies-Vzla

Support-Program

Venezuela-Laws

Tourism Law

Conservation Law

Eco-Billboard

Serv Directories

e-learning

Articles

Eco-Consultant

Eco-Bulletin

Join&Sell

Forums

Guestbook

Live-Chat

Class-Aids

Vote-Caster

Greetings-Card

Tell a Friend 

Financial-Tools

News-World

Satellite-Images

Weather-Vzla

World-TimeClock

Web-Forum

Stock-Market

Add-Links

Feedback-form

Faqs

Publicsize w Us

Contact-Us

ICQ

Home

COLABORATORS

EL ECOTURISMO EN PAISES TROPICALES; UNA INDUSTRIA EN PLENA EXPANSION, PERO TAMBIEN CON PROBLEMAS

 

Gerardo Budowski, Ph.D.

Recursos Naturales y Paz

Universidad para la Paz

Ex-Presidente, Sociedad Internacional de Ecoturismo

Ex-Director General, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (U.I.C.N.), Suiza

13 al 14 de Septiembre, 2001

Venezuela

 

Introducción

 

Ecoturismo o turismo basado en la naturaleza puede ser definido como "viajar en forma responsable hacia áreas naturales conservando el medio ambiente y mejorando el bienestar de las comunidades locales" (The Ecotourism Society, 1993). Una buena parte de los ecoturistas se interesan en las aves, otros admiran diferentes grupos de animales, así como los árboles con sus troncos variados, su arquitectura y sus epífitas, las orquídeas, los arrecifes de coral, saltos de agua, los humedales y otras maravillas de la naturaleza. Se suele combinar el ecoturismo con el "agro-turismo" que hace resaltar algunos usos de la tierra, particularmente atractivos para su interpretación, como lo son por ejemplo: las terrazas, los árboles de sombra de café y cacao, las cercas vivas, etc. Muchos "ecoturistas" combinan su estadía con otras actividades (visitas personales, conferencias nacionales o internacionales) o con otras actividades turísticas como visitas a las playas, turismo religioso, turismo de salud, turismo deportivo, turismo cultural (como por ejemplo: museos, visitas a comunidades indígenas), etc.

 

El ecoturismo puede ser muy beneficioso para el país, pero también puede generar problemas si no está cuidadosamente planificado, ejecutado y controlado periódicamente. Los diferentes actores del ecoturismo incluyen lógicamente las compañías que ofrecen "tours", los hoteles y restaurantes cercanos al lugar visitado, los guías profesionales (con buenos conocimientos de idiomas y capaces de "interpretar" el recurso natural), las compañías de transporte, los responsables de manejar el sistema de diferentes categorías de áreas protegidas y desde luego el o los organismos gubernamentales o estatales rectores del turismo. También intervienen diferentes ONG’s especialmente aquellas dedicadas a la conservación de la naturaleza.

 

El ecoturismo bien practicado, puede convertirse en un poderoso instrumento para la conservación de la flora y fauna al valorizar un recurso natural como por ejemplo el bosque primario o los arrecifes de coral, pero también puede causar diferentes tipos de daños biológicos, físicos, sociales y económicos si no se práctica bien. La siguiente exposición introductiva pretende analizar los factores positivos y negativos del ecoturismo y sacar algunas conclusiones, siempre en sus aspectos generales.

 

Las premisas del ecoturismo en Costa Rica

 

El país cuenta con gran variedad de zonas de vida y enorme riqueza biológica (plantas, animales, especialmente aves) que atrae diferentes grupos de ecoturistas. De hecho existe un excelente sistema de parques nacionales y otras categorías de áreas protegidas (hoy llamadas "áreas de conservación") establecido en su mayoría hace 10-25 años, antes de la "ola ecoturística".

 

Los recursos anteriormente descritos son muy accesibles si se comparan con países más grandes (Brazil, Colombia y Venezuela por ejemplo). En Costa Rica, pocos sitios necesitan más de 5 horas por carretera para llegar (mucho menos con aviones pequeños). Hay parques nacionales prístinos a menos de una hora en vehículo desde San José. En otros países aunque muy grandes, existen igualmente áreas prístinas con "diversidad concentrada" pero las facilidades y el tiempo para llegar allí son mucho más problemáticas.

 

Existen centenares de hoteles (a menudo llamadas "cabinas" cuando son pequeños), desde precios muy módicos (rústicos) hasta de lujo, muchos de ellos cercanos a los recursos ecoturísticos y que incluyen el grueso de la ocupación. Muchos son atendidos por su dueño y algunas manejan e interpretan reservas privadas aledaños para beneficio de sus visitantes.

 

Existen más de 120 agencias de turismo receptivo, con personal bi o trilingüe, con agresivas campañas de promoción.

 

Existe actualmente un grupo muy competente de guías naturalistas muchos multilingües y altamente calificados para interpretar las bellezas naturales (así como rasgos culturales) a los ecoturistas.

 

Hay una alta cantidad de libros y guías de campo explicativas sobre áreas naturales (aves, mamíferos, ranas, mariposas, tortugas, etc.), todo en diferentes idiomas y para uso popular. Además hay una gran cantidad de publicaciones científicas sobre la flora y fauna y sus interacciones, todo lo que permite programas atractivos de interpretación. De hecho Costa Rica se considera como el país tropical mejor estudiado en recursos biológicos. Al respecto merece destacarse la labor del INBIO (Instituto Nacional de Biodiversidad)

 

En Costa Rica, por ejemplo, más de un millón de turistas extranjeros llegaron al país en 1999 de los cuales 70% explicaron que "vienen por la naturaleza". Se calcula un número parecido de visitantes locales a las áreas naturales protegidas (ciudadanos costarricenses y residentes extranjeros). Es actualmente el primer renglón de captación de divisas (pasó al banano y al café), después de la industria electrónica INTEL. Cabe destacar que las divisas que aportan los ecoturistas, "circulan" ampliamente antes de "inmovilizarse" (en un banco por ejemplo) lo que es económicamente muy deseable.

 

Costa Rica está empeñada en promocionar sus bellezas naturales en el extranjero. En general, los turistas están satisfechos y muchos vuelven de nuevo. En los últimos años las llegadas desde el extranjero han aumentado entre 8 y 20% por año.

 

Además de constituir una fuente importante de empleo para agencias de turismo receptivo, hoteles, restaurantes, transportes, etc., ha demostrado beneficiar y promover actividades locales diversas como artesanía y folklore.

 

Teóricamente se trata de una "industria sin chimeneas" que contamina muy poco (si bien esto no es siempre el caso).

 

La presencia física de ecoturistas en un lugar valoriza el recurso y evita la conversión de áreas con su vegetación y fauna excepcionales a otros usos, a veces destructivos. Por lo tanto contribuye a la conservación de la naturaleza y su biodiversidad y justifica en forma significativa y desde diferentes perspectivas (económicas, sociales, culturales, etc.) los esfuerzos para crear y manejar diferentes categorías de áreas protegidas.

 

El ecoturismo ha promovido nuevas posibilidades para aprovechar áreas naturales anteriormente desconocidas, como el recorrido en balsas en los ríos ("white water rafting"), los desplazamientos aéreos entre los árboles a base de cables o teleféricos (o trenes aéreos) y otras modalidades novedosas.

 

Permite un "renacimiento" del folklore y sus implicaciones. Así por ejemplo, ecoturismo ha estimulado el auge de conjuntos locales de música y de bailes típicos para actuar en hoteles, restaurantes y otros sitios; asimismo permite promover platos típicos de la región, refrescos de frutas nativas y otras modalidades que dan un "valor agregado" para mayor atracción para el ecoturista.

 

El agroturismo con explicaciones sobre modalidades agrícolas locales, se perfila como un atractivo adicional muy prometedor para el ecoturista atraído inicialmente por los atributos naturales. Un ejemplo es una exitosa presentación teatral sobre el cultivo del café con sombra, promovida por una empresa productora de café, lo que atrae una audiencia cada vez mayor. Otras formas del agroturismo que se combinan bien con giras ecoturísticas han sido el uso de cercas vivas, las plantaciones y el procesamiento del banano, el cultivo y recolección de la nuez de macadamia, y el cultivo de las plantas ornamentales para la exportación.

 

La estación seca en Costa Rica, corresponde en gran parte al invierno frío del hemisferio norte lo que favorece la llegada de ecoturistas (y turistas en general) que huyen del frío (es la estación "alta" local) en su hemisferio mientras que en la estación lluviosa (llamada "invierno" en Costa Rica, pero que últimamente se ha tildado de "estación verde"), hay rebajas de precios y otras promociones muy atractivas para mejor "llenar los hoteles", especialmente con ecoturistas locales. Aquí conviene analizar la competencia actual y potencial de otros países que en muchos casos tienen atractivos parecidos, inclusive mayores que en Costa Rica (e.g. arqueología, grupos indígenas accesibles con artesanía propia, mayor biodiversidad, etc.) pero a menudo hay problemas como carencia de infraestructuras adecuadas como hoteles contiguos a las atracciones naturales, la seguridad humana que deja mucho que desear, las escasas publicaciones para beneficio del ecoturista, los pocos guías locales altamente calificados y las áreas protegidas que no son correctamente manejadas. A menudo en otros países, hay carencia de políticas claras especialmente para conciliar el ecoturismo con la conservación de la naturaleza.

 

Puede considerarse como un poderoso instrumento de educación, de capacitación, de avance de la ciencia, de divulgación audio-visual, como lo demuestran por ejemplo los numerosos cursos internacionales sobre biología tropical y temas afines, las giras de estudio de grupos universitarios o de especialistas en flora y fauna, y otros sectores interesados en ciertos aspectos de la naturaleza, y la creciente producción de videos y programas de televisión mostrando las maravillas naturales.

 

Se crea un ambiente favorable y una reputación internacional cuando un país protege su biodiversidad y lo abre cuidadosamente para un turismo responsable. Hay ventajas directas e indirectas ya que da prestigio al país, crea condiciones favorables para cooperación técnica, para inversiones de capital extranjero, estimula la llegada de personas jubilados del extranjero con cómoda situación económica, que pretenden establecerse en el país, y otros beneficios.

Críticas, errores cometidos y lecciones aprendidas

 

La siguiente lista no es exhaustiva y todos los problemas señalados tienen soluciones conocidas pero a menudo poco implementadas.

 

Las poblaciones locales o aledañas al recurso natural, no reciben beneficios económicos adecuados, o muy pocos. Se sienten marginadas frente al auge de ecoturistas visitantes y ven como el beneficio económico favorece a grupos ajenos y con pocas implicaciones favorables para las comunidades del lugar.

 

Remedio: recursos para formar guías locales, empresarios para suplir las necesidades provocadas por el auge del ecoturismo (producción de alimentos, materiales de construcción, artesanía local, etc.)

 

A menudo hay efectos culturales adversos directos e indirectos para las poblaciones aledañas a las áreas visitadas. Para construir hoteles por ejemplo, se traen obreros y otras personas de afuera que dan origen a diferentes situaciones conflictivas; también a menudo las costumbres de los visitantes no encajan en la idiosincrasia local. Hay numerosos ejemplos de visitas a comunidades indígenas que causaron problemas.

 

Hay conflictos en el uso tradicional aprovechamiento de la tierra con sus animales y plantas de parte de las poblaciones contiguas a las áreas naturales, ya que al aumentar el ecoturismo se fijan limitaciones para ciertas actividades tradicionales para las poblaciones aledañas (prohibición de cazar en áreas que ahora son "protegidas", defensa de cortar leña y postes, o de cosechar plantas medicinales, hojas de palmas para techar, etc.)

 

El auge del ecoturismo ha generado cambios de propietarios de tierras y una especulación a menudo nociva sobre su valor, especialmente para poblaciones locales se resiente la presencia de extranjeros que operan a veces en forma poco escrupulosa a lo largo de los linderos de áreas protegidas y otros recursos ecoturísticos.

 

Hay todavía cierta indiferencia y hasta críticas de parte de las compañías de turismo en torno al manejo gubernamental de las áreas naturales y protegidas, de las cuales dependen en gran parte para atraer turistas. En general, hay una insuficiente contribución (más que todo económica). Poco se reinvierten las ganancias del ecoturismo en mejorar el "producto" que atrae los visitantes, así como las zonas de amortiguamiento donde viven poblaciones locales. Debe señalarse que hay excepciones notables. Hace unos diez años, dos de las agencias de turismo receptivo más importantes del país, donaron $25000 al Servicio de Parques Nacionales especialmente para "agradecer los servicios de los guardaparques y sus esfuerzos en pro de las áreas protegidas".

 

Hay "sobreventa" de "productos", ya que se prometen muchos atractivos al ecoturista sin que realmente los pueda ver en sus recorridos, lo que causa decepciones. Así hay folletos de promoción, con fotos de jaguar ("tigre"), danta o águila harpía, que el ecoturista no va a ver en su recorrido.

 

Hay insuficientes vinculaciones con las poblaciones aledañas cuyo conocimiento biológico, cultural y artístico, histórico y hasta uso culinario, pocas veces se aprovecha.

 

Los turistas que visitan áreas pristinas pueden causar daño en forma directa o indirecta a la flora y fauna. Un ejemplo es la alimentación de animales (monos, aves, cocodrilos) para que los ecoturistas los puedan ver mejor y fotografiarlos. Esto puede originar problemas en las costumbres de ciertos animales, especialmente cuando se suspende tal costumbre y hay un caso de monos que llegaron hasta la cocina y mordieron al personal cuando se suspendió la alimentación diaria.

 

Las construcciones turísticas (hoteles, restaurantes, tiendas diversas) se ubican demasiado cerca del recurso natural, o con estilos arquitectónicos que no encajan en el paisaje. Hay a menudo efectos perjudiciales en cuanto a la contaminación de aguas, acumulación y procesamientos deficientes de desechos sólidos, ruido excesivo, luz nociva en la noche (por ejemplo cerca de playas donde desovan las tortugas marinas).

 

Los senderos para visitar recursos ecoturísticos a menudo están pobremente diseñados (recorrido poco atractivo, regreso igual que la ida, cuando un itinerario circular hubiera sido mucho más interesante, fenómenos de erosión por pisoteo, etc.) o lo que es más grave, pobremente interpretados por "seudo guías" inescrupulosos. La interpretación correcta es una ciencia aún poco perfeccionada en los carteles de educación.

 

Se da poca consideración a la "capacidad de carga" del área visitada, cuando ésta es frágil. Algunas prácticas como sólo permitir la entrada a un número limitado de visitantes, o por lo menos espaciar los grupos con sus guías o diversificar los senderos, aún no están muy difundidas.

 

Muchas promociones del turismo ecológico están dirigidas para solamente atraer al turismo de extranjeros, al especular que sólo ellos tienen un alto nivel económico ("dejando los dólares"). A menudo, no se presta la debida atención al turismo nacional o a grupos escolares locales, con escasos recursos económicos.

 

Hay escasez de estudios responsables sobre cómo satisfacer el aumento progresivo de la demanda de parte de los ecoturistas. En vez de planificar a mediano y largo plazo, se reacciona (y a menudo se improvisa) cuando hay crisis o ciertas catástrofes (hasta la próxima crisis).

 

Poco se usa la experiencia y las publicaciones de otros países. Un ejemplo es la amplia producción de materiales diversos de la Sociedad Mundial de Ecoturismo que inclusive tiene textos en español.

 

Hay limitaciones presupuestarias para planificar, promover, ejecutar y controlar el ecoturismo, especialmente en el aspecto hotelero. Hay un movimiento reciente, promovido en Costa Rica por el Instituto de Turismo y adoptado por la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas, para calificar y certificar hoteles, por su demostrada sensibilidad ambiental, pero falta evaluar los resultados y su impacto real en la práctica.

 

Hay insuficientes cuarteles educativos y de investigación de alta calidad, con centros de documentación idónea para formar profesionales e investigadores en ecoturismo a diferentes niveles y con varias especializaciones.

 

Faltan evaluaciones y otras estadísticas objetivas y detalladas sobre el impacto del ecoturismo, como base para mejorar o cambiar el rumbo y el impulso de iniciativas para promover un ecoturismo más responsable y sostenible.

Tendencias futuras

 

El ecoturismo sin duda va a crecer según los atractivos, las políticas en torno a los precios, las facilidades ofrecidas, la capacidad y la conveniencia de combinar con otros atractivos turísticos. Un temor creciente es la seguridad humana del ecoturista; sujeto a secuestros y asaltos para robar, lo que ha influenciado en forma negativa a muchos ecoturistas potenciales, como se ha demostrado en varias instancias.

 

A nivel mundial creará la inversión para promover el ecoturismo y aumentará la competitividad entre países para atraer ecoturistas de afuera. También cabe esperar que aumente el interés para estimular el ecoturismo para grupos locales, especialmente entre los jóvenes con posibilidades económicas limitadas.

 

Se mejorarán y se resolverán paulatinamente, por lo menos en teoría, los problemas señalados aquí bajo críticas y errores cometidos, pero mucho dependería de la voluntad para implementar soluciones prácticas que sean social y económicamente aceptables.

 

Se prevé un aumento espectacular de la certificación u otras formas de etiquetaje, para los hoteles y otras empresas vinculadas con el ecoturismo.

 

El ecoturismo se transformará en una ciencia interdisciplinaria al incluir aspectos biológicos, económicos y sociales como parte de las investigaciones, las publicaciones, los curricula en universidades y se fomentarán especialidades (por ejemplo en arquitectura, para diseñar construcciones que armonicen con el entorno). Habrá cada vez mayor número de publicaciones, como mejores guías ornitológicas y de otros grupos de animales y plantas, así como guías de hoteles con mención de su sensibilidad ambiental.

 

Finalmente cabe esperar una mayor y mejor colaboración entre conservacionistas y promotores del ecoturismo al encontrar muchos puntos de convergencia de beneficio mutuo (por ejemplo la conservación de la biodiversidad), ya que se trata de una relación simbiótica natural.

Conclusiones

 

Para lograr la tan deseada sostenibilidad, es imprescindible mejorar el proceso de planificación y consultas continuas con los diferentes actores interesados, incluyendo las poblaciones locales que viven dentro o alrededor del atractivo turístico. Debe tomarse en cuenta sus intereses y rasgos culturales. También es necesario procurar un mayor control de las empresas comerciales que explotan el turismo ecológico. Es imprescindible una visión a largo plazo con políticas claras y ampliamente divulgadas, una legislación adecuada y crear uno o varios buenos centros de documentación. Las estructuras administrativas idóneas para facilitar esta transición deben contar, con presupuestos apropiados. También se necesita un código de ética con reglamentos y directrices operacionales y que sea ampliamente difundido. El mejor uso de la literatura que existe a nivel mundial facilitará enormemente esta tarea.

 

Ante todo conviene disponer de una "estrategia para mejor desarrollar el ecoturismo responsable", fruto de un amplio proceso de consulta y concertación.

 

En algunos países se ha creado la Asociación (o Sociedad) Nacional de Ecoturismo como un gremio profesional para analizar tendencias, problemas y sugerir políticas y planes de acción, algo que aún no existe, pero sería muy deseable para Costa Rica.

 

No hay duda que la América Tropical tiene una variedad extraordinaria de recursos naturales los que bien manejados, pueden contribuir significativamente para un desarrollo sostenible en sus aspectos biológicos, económicos y sociales. En este empeño, el ecoturismo bien manejado puede y debe jugar un papel fundamental.


El espacio turístico en países emergentes : la morada disgregada del hombre
Alfredo Ascanio, Ph.D
Universidad Simón Bolívar
Valle de Sartenejas-Baruta
Tlf. 58-212-9063815
ajascanio@cantv.net
Caracas-Venezuela

Resumen: Este artículo analiza la armonía y el equilibrio entre una planificación integrada y sustentable del turismo y el proyecto relativo a la ciudad donde van a residir los trabajadores de las diferentes empresas turísticas. Discute las estrategias para que estos diseños no sean desbordados por las poblaciones que se trasladan al sitio, resaltando los estudios demográficos previos a fin de hacer las debidas previsiones. El espacio turístico no se diseña al igual que una ciudad, pues el turista no reside sino se aloja con el fin último de utilizar los equipamientos recreativos y el medio ambiente natural. En cambio, el espacio geográfico donde residirán los trabajadores, debe asegurar una densidad adecuada y un conjunto de servicios urbanos que permitan una habitabilidad digna . PALABRAS CLAVES : planificación turística, demografía turística, análisis de proyectos. Integralmente concebidos.

El espacio turístico en países emergentes : la morada disgregada del hombre

Introducción y planteamiento del problema

Decía Bárbara Ward en su libro La Morada del Hombre que : [...] las ciudades residenciales no deben construirse tan sólo con fines económicos - para explotar un mercado de propiedades- ni por razones políticas, como glorificar al príncipe (en cualquier forma de gobierno). Deben contruise para la gente, en primer lugar para los pobre ( Ward, 1976, p. 30)

Señalaba también esta autora inglesa, que las familias de los asentamientos humanos deberían poder satisfacer las mínimas necesidades de : alimentos, energía, abrigo, trabajo y recreación. Y podemos imaginar que la palabra "mínima" se había colocado en ese párrafo, debido al grave desbalance entre los recursos disponibles y por disponer, y el crecimiento exponencial de los más necesitados que migran a los centros turísticos en búsqueda de empleo y una mejor calidad y género de vida.

La moraleja de todo esto es que las ciudades no se deben construir al azar y en la búsqueda desenfrenada del lucro, sino con propósitos humanos.

Los modelos de planificación turística integral que tienen como objetivo estimular la colaboración entre las partes implicadas y lograr entonces un verdadero desarrollo sustentable (Truly y Leisen, 1999), se preocupan muchos más por la estrategia de segmentación de los mercados; y mucho menos, por asegurar una sinergia entre el espacio lúdico para los visitantes temporales y la ciudad residencial para los trabajadores. De hecho se ha criticado, a menudo, que la planificación turística es "impuesta" sobre las necesidades de la población local anfitriona; y que esta planificación se ha convertido en una actividad dominante dentro de un economía en transición (Dachany, 1994).

Un buen ejemplo de una planificación problemática de las ciudades turísticas de América Latina puede ser Cancún, en el caribe mexicano. Allí, la tierra ganada para fines lúdicos y comerciales redujo la tierra disponible para los lugares de la clase trabajadora que llegaba allí en la búsqueda de empleos y duplicó la presión sobre un espacio que se hacía insuficiente. 

Reconocemos que Cancún fue un espacio afortunado para el trabajo de los tour operadores, de los hoteleros y negocios diseñados para satisfacer al turista; no obstante como siempre sucede después, Cancún, y su pequeño espacio para la residencia de los trabajadores, simplemente creció como mejor pudo, sin ningún plan aparente que no fuese más espacio para las diversiones y asegurar así una fuente de divisas segura. Como resultado de esa presión, el valor de la tierra no urbanizada debe haber crecido en forma exponencial, y por ello cualquier otra ampliación futura costaría bastante más que el plan original.
Cancún : un caso Mejicano bien conocido

El flujo migratorio desde Quintana Roo y desde la Península de Yucatán y el crecimiento desigual en los nuevos espacios planificados, está muy bien descrito en el artículo de Alfredo César Dachary (1994), donde se analizan todas las consecuencias del crecimiento demográfico, tanto de turistas como de las poblaciones para alojar a los trabajadores y también la implacable aculturación acelerada y nociva en esa área geográfica. Hagamos pues un resumen de este caso para ilustrar estos problemas.

El desarrollo turístico en las islas de Cozumel-Cancún-Mujeres, que comenzó a planificarse en la década de los años 60; y a construirse, en la década de los años 70, tuvo un crecimiento espectacular. Solamente para el año de 1992, ya se había pasado de apenas 100 habitaciones hoteleras a una cantidad bastante mayor de aproximadamente 21.000 habitaciones. Incluso, la población local creció desde cero a 300 mil habitantes, lo cual indicaba el efecto de "arrastre" que puede producir una migración de trabajadores que al informarse de un determinado plan turístico, buscan fuentes de empleo estable y un mejor medio de vida. Pero: ¿cuáles fueron los impactos que tuvo este brusco crecimiento del turismo masivo de sol y playa, no sólo en las islas ya nombradas sino en el Estado de Quintana Roo y en la Península de Yucatán ?

Se ha estimado que para el año de 1992, sólo en Cancún llegaban más de 1.400.000 turistas que seguramente pernoctaban al menos 5 noches. Así pues, las habitaciones demandadas, solamente en esa isla del caribe mexicano, se podían estimar en 13.300 suponiendo una ocupación media muy elevada y mayor del 70% al año. 

Cancún fue un centro integralmente planificado, pero es probable que esta palabra "integralmente" no haya tomado en consideración la planificación adecuada de las áreas residenciales, para toda una población de trabajadores que debía irrumpir en ese espacio geográfico, debido a las expectativas de posibles empleos e incluso del mismo incremento veloz del turismo. 

El Banco Nacional de México asumió la política turística en esos espacios caribeños y mediante un Fondo de Infraestructura Turística, implementó el desarrollo turístico de Cancún. 

El espacio lúdico, que se ofrecería a los turistas, fue muy bien planificado según previsiones conservadoras del crecimiento de los visitantes temporales; e incluso, la ciudad de Cancún, como un centro residencial para alojar a los mandos medios de los hoteles, de la burocracia y de la población de servicios, estuvo relativamente bien concebida, pero para una población limitada y con limitados servicios. 

Ahora bien, el gran error del planificador fue no prever el crecimiento demográfico y en especial de la población que emigraba en búsqueda de empleos y se alojaría en la Colonia Puerto Juárez, concebida como una ciudad dormitorio de 10 kilómetros de largo por un kilómetro promedio de ancho. 

Esta Colonia fue diseñada en forma de retícula tradicional, con muy pocas zonas verdes y con carencia de algunos servicios básicos. La explosión demográfica de Cancún fue muy elevada, no sólo en la misma zona hotelera, sino en los espacios residenciales para la clase media trabajadora; y por supuesto, en los espacios previstos para la clase obrera. ¿Porqué no se pudo prever a tiempo el impacto demográfico?
El asunto de la planificación y el crecimiento poblacional

Es bien sabido, que si para el año de 1992 ya existía en Cancún más de 20 mil habitaciones hoteleras, la mayoría de lujo, esto solamente suponía una población trabajadora directa de al menos 20.000 personas y seguramente 3 veces más si se contabilizaban los trabajadores indirectos; y si ya se había previsto, que el crecimiento del turismo iba a ser de al menos el 30% anual, ello estaba indicando que era probable, que para el año de 1995, el turismo en Cancún, llegase a más de 5 millones de visitantes temporales, lo cual ya suponía un aumento del alojamiento hotelero en por lo menos 30 mil nuevas habitaciones, con sus consecuencias demográficas, impactando a los espacios geográficos planificados y en especial aquellos que, según los criterios de la sustentabilidad, deberían ser dedicados a la preservación de áreas frágiles, ya que ello formaba parte de la estrategia de los planificadores.

Igualmente, era de esperarse que la Colonia de Puerto Juárez y el ejido Alfredo Bonfil , podrían crecer tres veces en espacio e incluso invadir los espacios cercanos al aeropuerto de Cancún. Además, todo ello debería haberse previsto; y estimar, no sólo el posible crecimiento de la población fija, sino también el incremento de la población flotante, que como sabemos es altamente estimulada por el "boom" turístico que se divulga para un espacio determinado. 

En un estudio relacionado con una importante estación balnearia del Estado de San Pablo, en Brasil, o sea : Bertioga, allí se señalaba que " se estimaba para el año 2.001 una población fija de 30.903 habitantes, lo cual presentaba una de las mayores tasas de crecimiento poblacional en el país del 16,11% al año. Esta alta tasa demográfica podía ser explicada por una reciente expansión inmobiliaria turística observada en las cercanía de su línea marítima, y que absorbía una intensa mano de obra, que provenía de la migración" (Chequer y Rejowski, 2.003). Esto nos indica, de nuevo, como el crecimiento del turismo, en un lugar geográfico determinado, incentiva los flujos poblacionales debido a las expectativas de lograr empleos, aunque sea estaciónales. 

Lo mismo sucedió en el caso de el desarrollo de Bariloche, como un lugar turístico en Argentina; las obras realizadas allí por la Dirección de Parques Nacionales, crearon una gran demanda de mano de obra externa, la cual decidió quedarse a vivir en el lugar, con la esperanza de trabajar para el turismo, pues esa sería la actividad futura dominante. 

Igualmente, Bariloche fue un polo de atracción para argentinos y para la población chilena de bajo nivel socioeconómico, e incluso para empleados de estancias ubicadas en la meseta patagónica; el lugar fue también un polo de atracción para inmigrantes europeos como alemanes y eslovenos, quienes terminada la Segunda Guerra Mundial vieron en ese espacio geográfico una oportunidad para trabajar. Todo ello produjo en 30 años, un incremento poblacional que pasó de más o menos 16 mil habitantes en el año de 1960, a más de 80 mil habitantes en el año de 1991. (Schlüter, 1994). 

Incluso en este caso de Bariloche, surgió una mezcla de poblaciones sin raíces ni identidad cultural, es decir : sin historia colectiva ni tradiciones, lo cual afectó a la comunidad en su etapa embrionaria. Pero también se formaron barriadas marginales, donde se instalaba una población de emigrantes sin trabajo permanente. Todo esto creó una gran presión sobre el medio ambiente, en un lugar que, en ese momento, no contaba con un Plan Regulador que controlara el caos y las improvisaciones. (Schlüter, ob. cit.).

Lo que queremos resaltar con estos ejemplos, es que la planificación integral y sustentable tiene que tomar en consideración no sólo los espacios para recibir a los turistas, sino igualmente los espacios para alojar a los trabajadores potenciales según la posible expansión poblacional y sus necesidades más apremiantes. 

Siempre será necesario hacer buenos estimados del posible crecimiento, tanto del turismo internacional como del turismo nacional, para poder establecer las necesidades potenciales en cuanto a los alojamientos y los servicios urbanos, tanto para los espacios turísticos, como para los lugares donde se localizaría la población potencialmente trabajadora, sin vulnerar los espacios destinados a otros fines como: áreas verdes y espacios geográficos frágiles (humedales, zonas de manglares, etc...), que muchas veces están conectados a otras áreas, como las barreras coralíferas y las lagunas naturales e incluso cualquier otra zona que están allí para amortiguar los impactos negativos. 

¿Turismo como un medio para mejorar la calidad de vida de la población trabajadora residente?

El objetivo básico y prioritario del desarrollo turístico, además de ser un negocio rentable, debe igualmente mejorar la calidad de vida del residente y de los trabajadores de un centro integralmente planificado. 

Si el turismo en un espacio geográfico determinado, se va a convertir en un sector de servicios dominante, entonces es necesario buscar nuevos modelos para planificar, sin profundizar los contrastes entre un centro lúdico agradable para el turista y los centros residenciales que pueden transformarse en marginales. 

El reto de los nuevos planificadores consiste, entonces, en hacer previsiones de lo que pueda ocurrir, manejando varios escenarios, donde los aspectos demográficos son vitales. 

No se puede seguir planificando con modelos semi-estáticos, que no toman en cuenta los posible cambios dinámicos y sus impactos negativos. Es necesario disminuir el riesgo de equivocarse y mejorar los modelos, donde las previsiones demográficas y la capacidad de carga son, no hay duda, prioritarias , al lado de otras variables previsibles relacionadas con el medio ambiente,el empleo y la economía (Toledo, 2.003).

El punto de partida obvio debió ser el haber previsto lo que podría suceder sino se balanceaba o se buscaba un equilibrio entre los espacios lúdicos planificados y el espacio necesario para alojar a la población de trabajadores, que es atraída por esos proyectos turísticos.

El mayor don de un espacio lúdico es la plenitud de la vida humana en toda su exuberancia, la posibilidad de mezclar la cultura y experiencias del visitante temporal con la cultura del residente y aun de percibir, vagamente, todas las rarezas y extravagancias del comportamiento humano, cuando se dedica a recrearse, e igualmente los comportamientos de una subyacente humanidad compartida que se enriquece y no se pone en peligro, si se comparte en forma equilibrada las necesidades de la comunidad. 

No debemos idealizar, pero al menos tenemos que planificar bien, para evitar las hostilidades entre clases y en especial si se exacerban las diferencias basadas en ingresos y oportunidades, cuando surgen los contrastes, entre el lujo de los sitios turísticos y la pobreza de los lugares residenciales para los trabajadores, marginados, que se ubican en los anillos periféricos de los suburbios sin amenidades urbanas básicas.

Acaso sea posible resumir el problema de la vida urbana en los espacios lúdicos de países en vías de desarrollo, diciendo que los asentamientos se han hecho amorfos y divididos social y culturalmente; y que la mayoría, han mostrado una dudosa hoja de equilibrio ambiental y por lo tanto de sustentabilidad.

¿Porqué se ignoran los estudios demográficos pertinentes para poder proyectar y evitar lo que es posible que ocurra? ¿Existe acaso otros modelos para planificar el turismo a diferencia de los modelos que diseñan ciudades?

Los espacios lúdicos y las decisiones relevantes

El continuo desplazamiento de poblaciones rurales y semi-urbanas a los polos turísticos que no han sido bien planificados, en la parte que le corresponde a la futura comunidad receptora, aumenta lo incierto del futuro para los trabajos tradicionales y menos especializados, para dar paso, al trabajo informal de la mayoría de los "conmutantes" y al deterioro acelerado de su hábitat.

Lo anterior es menos dramático en aquellos poblados pequeños donde el turismo si apenas cambia algunos espacios especiales para la construcción de hoteles o nuevos centros comerciales. Un ejemplo mexicano es Guanajuato o bien Cuernavaca; y se repite, en varias islas pequeñas del Caribe insular. 

No obstante, en los llamados centros turísticos integralmente planificados, el resultado ha sido perversamente dual: una mayoría de turistas extranjeros, de alto poder adquisitivo, disfrutando en el espacio de la ciudad lúdica, pero rodeados de suburbios marginales, donde no han podido surgir los círculos virtuosos del desarrollo, sino la trampa de la pobreza.

El espacio turístico humanizada no puede sobrevivir si surge el abuso y el despotismo, ni tampoco una libertad basada en la injusticia tolerada. Estos espacios lúdicos, o los espacios turísticos del siglo XXI, tendrían que basarse en una nueva síntesis de tareas compartidas y de cooperación entre la comunidad de visitantes y la comunidad receptora, pero también entre los planificadores, los inversionistas, los operadores y las poblaciones de acogida; y por esa vía llegar determinar las verdaderas necesidades, a fin de asegurar que no surjan los problemas de las segregaciones injustas.

Sea cual sea la ideología dominante, lo importante en la planificación y en el desarrollo de los espacios lúdicos: es la participación de todos los actores involucrados. (Ward, op. cit. p. 121). Pero el punto de partida que deben considerar los planificadores es el tamaño mismo del crecimiento de la población, bien sea el crecimiento el vegetativo, como el crecimiento de la misma migración rural-urbana. Los riesgos son elevados y por ello, es necesario buscar soluciones, para que el turismo se convierta en un medio para elevar la calidad de vida especialmente de los anfitriones y permita, además, diseñar piezas escenográficas para el disfrute de los turistas no residentes. 

Los espacios lúdicos y los problemas de la economía urbana

Un problema serio sería la inflación, que casi siempre termina con la buenas iniciativas y con los subsidios para los más necesitados e incluso afecta a los hoteles nacionales e internacionales, que a veces proliferan cuando existe un "boom" turístico -y que requieren al menos trabajar mucho más allá de un 35% de su capacidad instalada, o sea su punto de equilibrio, para poder obtener beneficios - 

Si los servicios municipales se hacen más caros, la base impositiva local se puede reducir al elevarse las presiones : un clásico círculo vicioso, que impacta a las ciudades especialmente en los países con economía mixta.

Si los planificadores de centros turísticos tuviesen una mayor previsión sobre la posible llegada de migrantes en búsqueda de nuevos empleos; y si hubiesen medidas de política pública turística, para afrontar los problemas de sus futuros polos turísticos, entonces si se podría lograr un desarrollo más equilibrado, con una base fiscal más sólida y un control concertado más estable de los precios e ingresos, que es igual que buscar el equilibrio entre oferta y demanda.

A veces se tiene la sensación de que el concepto de sustentabilidad se refiere más a preservar las especies de flora y fauna en peligro, que lograr la mejora del hábitat donde el ser humano realiza gran parte de su vida. 

El otro asunto importante es que la parte recreativa del turismo, fuera del alojamiento y las instalaciones de otras empresas, se realiza en espacios públicos, es decir que los operadores obtienen ganancias derivadas no sólo de su trabajo al guiar e interpretar los espacios utilizados, sino del uso de la infraestructura y amenidades de la comunidad receptora y del beneficio de contar con las mejoras en su entorno natural. 

Además, las obras públicas no pueden financiarse sólo con el crecimiento de las divisas turísticas, sino primordialmente con los impuestos que pagan los ciudadanos y no pagan los turistas, ni las empresas que diseñan los planes de desplazamientos desde el exterior.

Las bellezas y comodidades que no tienen sino un valor intangible y sin precio en el mercado, quedarían excluidas de una posible compra-venta de los espacios lúdicos o de su uso privado con fines recreativos, por eso es imposible confiarse sólo en el libre mercado del suelo turístico, para producir los equilibrios y el bienestar para todos los usuarios potenciales. 

Una solución compleja y costosa en cuanto a su administración, sería devolverle a la comunidad receptora las ganancias no merecidas de desarrollos no sustentables, siempre que haya existido un empeoramiento del espacio geográfico utilizado; pero ello supondría quizá asignar también una indemnización a los municipios, que presenten proyectos de renovación; o bien, establecer un nuevo plan de manejo como una opción alternativa, si el gobierno deseara eliminar los daños todavía no irreversibles y elevar los beneficios sociales. 


Espacios turísticos frágiles y ciudades residenciales: nuevas estrategias

La cuestión básica es: ¿quién se beneficia de un desarrollo turístico, apropiado y de bajos impactos, al usarse los espacios públicos? Muchas de las zonas más frágiles son las más bellas, desde el punto de vista turístico-recreativo y por ello requieren ser bien protegidas y administradas. 

El problema se presenta al surgir un incremento de los visitantes que ponga en peligro a esos espacios geográficos. Es necesario, entonces, que se busquen soluciones para un mejor control de los visitantes temporales, con la finalidad de evitar los impactos irreversibles que podrían terminar con los paisajes prístinos; o en todo caso, prevenir daños mayores, estableciendo los límites del crecimiento y las densidades adecuadas en los mismos planes de desarrollo. 

Un problema que a se presenta a menudo es poder conciliar las densidades por hectárea adecuadas al concepto de sustentabilidad y las posibilidades de inversiones rentables que en todo caso buscan economías de escala. Igualmente, las bajas densidades crean problemas difíciles de manejar en cuanto a la democratización de los espacios lúdicos, pues un espacio de elevada calidad, es un producto mucho más costoso y podría beneficiar sólo a poblaciones de elevado poder adquisitivo.

En algunos lugares como la isla de Lanzarote en el archipiélago canario, por ejemplo, se ha limitado el desarrollo turístico y fue la Fundación César Manrique. con los gobiernos locales, los que establecieron los criterios de planificación turística en el interés general de la comunidad; de esa manera, la misma comunidad estaba regulando su propio ritmo de desarrollo. Pero quizá Lanzarote sea una excepción, porque como una vez señaló la Arquitecta española Rosa Barba: 

[...] hay mucho suelo comprometido en operaciones que se vacían paulatinamente, con lo que queda en el aire la industria (sic) de servicios que depende de ellos. También la urbanización turística ha agotado, casi expoliado, el paisaje que le dio origen, con lo que además del daño social y al patrimonio que ello representa, la industria de la construcción que alimentó esos lugares, se queda sin mercado en las áreas ocupadas, mientras que en las nuevas pende el fantasma de lo que va a producir el desarrollo actual en el futuro. ( Barba, 1988, p. 13 )

Es decir, lo comprometido se ha quedado obsoleto y es necesario recuperarlo de otra manera; y también es urgente buscar una nueva y mejor vía conceptual para proyectar el suelo y el paisaje. Pero, ¿cómo debe ser entonces proyectada la urbanización del suelo para el uso turístico? 

La hipótesis consiste en buscar un nuevo equilibrio de las formas de vida, para poder disfrutar con cierto confort el marco natural durante un período corto vacacional , en el que se "consumen" servicios y paisajes ; pero siempre con la precondición de poderse sustraer a la cotidiana vida urbana , a fin de relacionarse de una manera diferente con otro entorno más aventurero y primigenio, es decir espacios que en realidad son pseudo-eventos mágicos, que esconden en parte el mundo real. (Urry, 1990, p.17).

El marco para lograr esa estrategia es diseñar, en un espacio geográfico con buen clima, bellos paisajes y una nueva cultura, lugares no masificados y no degradado. Es así como esa otra práctica de la urbanización turística es concebida por Leira y Quero (1988), como algo muy diferente a la manera de planificar las ciudades tradicionales.

Para estos arquitectos, es necesario un orden territorial del conjunto de una manera escenográfica en el espacio natural, diferenciando cada elemento del sistema para que logren su autonomía. 

Como el visitante temporal no es un residente, lo más importante no es la vivienda, sino las actividades que el turista realizará en el lugar seleccionado, por lo que el equipamiento recreativo debería ser fundamental y dominante. 

La organización del espacio debe entonces responder a los comportamientos de todos los actores y debe formar parte de un producto diseñando para que cada pieza funcione de una manera bien diferenciada y con elevada calidad. 

No se trata de desarrollar un conglomerado de camas como un barrio-dormitorio, sino de diferenciar cada pieza para que se adapte al paisaje donde se ubique y pueda ofertarse un producto de alta calidad y además de muy baja densidad, a fin de lograr una estrategia de operación y rentabilidad concertada, ya que la baja densidad, como ya se dijo, podría poner entre dicho la factibilidad financiera de un plan con sus programas y proyectos.

Conclusión

Es muy importante que en el grupo de planificadores se encuentre una persona clave: el demógrafo, que se ocupe de trabajar varios escenarios del crecimiento probable, tanto de la población turística como de la población residencial y flotante, a los fines de lograr un acertado proyecto sustentable.

El caso de Cancún y las referencias sobre los incrementos de la oferta inmobiliaria en los balnearios de San Pablo y también en Bariloche, son buenos ejemplo de una planificación integral que debe ser mejorada, a fin de evitar que la sustentabilidad se transforme en una planificación impugnable o controvertibles, lo cual es el polo opuesto de lo que se desea lograr. 

El espacio turístico planificado tiene entonces que armonizar dos problemas: 1) concebir una nueva manera de organizar el espacios turístico en piezas escenográficas autónomas, donde el equipamiento recreativo sea primordial y más importante incluso que las unidades de vivienda; y, 2) concebir una ciudad dormitorio para los trabajadores, de manera que se asegure un modo de vida digno y se diseñe el espacio considerando las previsiones demográficas, tanto del crecimiento vegetativo de la población como de las corrientes de emigrantes que provienen de otros lugares rurales y urbanos, respondiendo a las expectativas de un empleo estable y una mejor calidad y género de vida.

Referencias bibliográficas

BARBA, Rosa, Los nuevos lugares en el territorio. Los espacios del turismo, Revista Geometría, Madrid, 2do semestre, 1988, No. 12, págs. 12-27.

CLANCY, Michael , Turismo y Desarrollo. El caso de México. Annals of Tuorism en Español, 1999, Vol .1 , No. 1, Págs. 1-23.

DACHARY, Alfredo César y ARNAIZ BURNE, Stella Maris, Cancún : El enclave turístico y sus costos. Estudios y Perspectivas en Turismo, 1994., Vol. 3, No. 2, Págs. 99-114. 

CHEQUER Bauer, Rafael y REJOWSKI, Mirian, Oferta turística de Bertioga (SP) : caracterizacao, evolucao e análisis, Turismo em Análisis, maio 2.003, No. 14, No. 1, pp.65-84-.

LEIRA, Eduardo y QUERO, Damián, Otra práctica de la urbanización turística, Revista Geometría, 1988, 2do semestre, No. 12, págs. 2-11.

Schlüter, Regina, San Carlos de Bariloche: costos y beneficios del ecoturismo, Estudios y Perspectivas en Turismo, abril de 1994., Vol. 3, No. 2.

Toledo, Geraldo Luciano , et al., Gestao Interdisciplinar do turismo no planejamento estratégico regional: estudo de casos latino-americanos. Turismo em Análisis, 2003, Vol. 14, No. 1, Págs. 5-19. 

Urry, John, The tourist gaze: leisure and travel in contemporary societis, London: Sage Publications, 1990.

Ward, Barbara, La morada del hombre, México, Fondo de Cultura Económica, 1976.


INDEX ARTICLES

  1. Air Pollution
  2. Biodiversity
  3. Conservation
  4. Ecology
  5. Endangered Species
  6. Environment
  7. Forest & Forestry
  8. Soil Management
  9. EcoTourism 
  10. Bali Alternative EcoTourism
  11. Costa Rica Five Star Ecotourism
  12. Costa Rica EcoTourism
  13. Ecommerce Sustainable America
  14. Ecotourism Touted
  15. Geotourism
  16. International Council Tourism Partner
  17. Johannesburg
  18. Large-Scale-Study-Show-Wildlife
  19. Peace Tourism
  20. Pioneer Demand
  21. Reinventing Caribbean Tourism
  22. article-latin-american-travel-related-sites
  23. article-ecommerce-sustainable-america
  24. article-eco-summit
  25. article-international-council-tourism-partners
  26. article-latin-american-travel-related-sites
  27. article-rain-forest
  28. article-estrategia-regional-de-biodiversidad
  29. article-sustainable-future
  30. article-sustainable-tourism-on-earth-day
  31. article-thailand pushes for ecotourism
  32. article-tropical-forest
  33. articles-ecology-environment-agencies
  34. article-eco-tourism promoters promise 
  35. article-caribbean-org
  36. article-endangered
  37. article-role-of-the-internet
  38. article-soil
  39. article-sustainable-tourism-on-earth-day
  40. article-Thailand-pushes-for-ecotourism
  41. article-diversidad-biologica
  42. article-Sustainable-future
  43. article-new-reserve-in-Ecuador
  44. article-Definition Ecotourism
  45. article-Can Ecotourism Save the Rainforest 
  46. article-Ethical-Marketing-Sustainable-Tourism
  47. article-travel-protect-enviroment
  48. article-internet-new-face
  49. article-tourism-trashes-ecological-hotspots
  50. article-certification-for-ecotourism
  51. article-Environmental-impacts-of-the-War
  52. article-is the Future for Travel Information-
  53. article-first-conference-sustainable-
  54. article-ecotourism-help-villagers-rebuild-
  55. article-ecotourism-jamaica-
  56. article-ecotourism-puerto-maldonado-
  57. article-ecotourism-Scotland-
  58. article-ecotourism-tourism  management-
  59. article-ecotourism-wttc-forecast-2004-
  60. article-Environmental-impacts-of-the-WarAre t certifications for ecotourism?
    TOP
    By E/The Environmental Magazine

    Ecotourism is a relatively new phenomenon. The International Eco-tourism
    Society defined the term in 1991 as "responsible travel to natural areas that
    conserves the environment and sustains the well being of local people."

    Well-planned ecotourism has proven to be one of the most effective tools for
    long-term conservation of biodiversity. The United Nations Environment Program
    (UNEP) suggests three basic principles of an ecotourism project: It conserves
    biodiversity, promotes sustainable resource use, and shares the benefits with
    local communities.

    To better address the guidelines and certification of ecotourism, UNEP and the
    World Tourism Organization declared 2002 the International Year of Ecotourism. A
    World Ecotourism Summit held in Montreal, Quebec, in May 2002 was attended by
    hundreds of travel industry professionals.

    The nonprofit organization Rainforest Alliance is also investigating the possibility
    of establishing an international accreditation body for sustainable tourism
    certification. As an example, Rainforest Alliance and an Ecuadorian environmental
    group have created a "Smartvoyager" certification program that sets the
    standards for the maintenance and operation of tour boats in the Galapagos
    Islands.

 


Colaborators Articles


Eco-Tourism Related 

Wildlife Circuits % ToursExpeditions & Nature Trips (more than 65)  (We send a Frre Brochure with/Prices at your e-mail)


- for earthlings addicted to outdoor life

 


  


Adventure  (11)


National Parks by regions National Parks Natural Monuments by Region Natural Monuments  Nature Region Maps Nature CalendarNature Calendar



  Wildlife International - Worldwide Traveler's Services  

world time converter- world currency converter- world weather maps - world time zones - world destination guide - world airport guides   


  (more than 100)


20 Sections


400 Org. Nationwide


(12 Sections)


  (40 sections)


Wildlife Camping Store 1.000 items        Wildlife Book Store   30.000 items

United States Embassy - Commercial Section


(30) Languages Translator               URL Translator


50.000 Links    Special 30 Sections 




Please E-mail to Us


An aerial portrait of our planet.


PRESENTA WILDLIFE -BG Wildlife Photographer of the Year

Eco Portal´s - Billboard  

support and promove the following projects: 



Join to - EcoPortal Wildlife Venezuela Discussion Groups    

                              Post message:  -  wildlifevenezuela@yahoogroups.com

                              Subscribe: -        wildlifevenezuela-subscribe@yahoogroups.com

  Stay up-to-date!  Subscribe to our newsletter.


Eco-Portal Wildlife Venezuela
Where the internet & ecotourism are evolving together

 

How can you be present in Ecoportal.Venezuela.com?

 

 

 

Please E-mail to Us    President's Mobile House-(Trailer) On Assignment Work

 

Unified Messaging Center

What's new  

 

 

 

This quality site by xabier amezaga belongs to the ecotourism ring an international association of genuine Ecotourism .- Member of Development Gateway  WorldBank - Member of International Council of Tourism Partner - Member of http//www.globosapiens.net/ecoportal 

Some Source of content and references in this Publication from:: Audubon, Think-Venezuela,Greenpeace,Miro-popic,Marn, Fondoturismo, Diccionario Historia Polar,OneEarth/ Planeta.com -auyantepui 

Eco Portal Wildlife Venezuela  is currently working on the improvement and enrichment of the contents of its new Eco Portal. Thank you for your co-operation.

Live Help